El componente más infravalorado de una PC: La fuente de poder

Cuando nos proponemos comprar o armar una PC para jugar y trabajar, la mayoría de las veces vamos a observar elementos como el procesador y su rendimiento, tarjeta madre, RAM, tarjeta gráfica acorde a las necesidades, así como la inclusión de buen almacenamiento, enfriamiento y hasta luces LED o RGB.

No obstante, muchas veces no le vamos a prestar atención a un componente esencial y sin duda uno de los más importantes; la fuente de poder, ya que si se elige mal la misma puede poner en riesgo todo la PC que se ha armado o comprado.

Eligiendo una buena fuente de poder

La fuente de poder es el elemento que se integra en la caja y le provee de energía a todos los componentes del computador, transformando y nivelando la corriente para cada uno de ellos y que hace que funcione de manera correcta.

En este sentido, ya se asoma la importancia de la fuente de poder para el PC; si la misma es de mala calidad, la nivelación y envío de energía a cada componente va a ser deficiente, lo que degrada su tiempo de vida útil y que resulta costoso a corto, mediano y largo plazo.

También, las fuentes de poder de marca desconocida tienden a mostrar capacidad de watts engañosa o superior a la real, así como sobrecalentarse y explotar pudiendo dañar los elementos conectados a la misma.

Habiendo aclarado todas las desventajas de una mala fuente, para poder adquirir una de buena calidad se tienen que observar varios factores: buscar marcas reconocidas como Cooler Master, Thermaltake, Be Quiet! O Rosewill, así como asegurarse que tengan la certificación Bronce, Silver, Gold o Platinum 80+ que corresponde a cada gama de fuentes.

Por último, se recomienda comprar una fuente acorde con el sistema que se arma o se compra, asegurándose siempre que supere la carga de los componentes pero sin hacerlo de manera exagerada, ya que mientras más watts tenga una fuente más costosa será.  

Leave a Reply